El juez federal, Ariel Lijo pidió este jueves las declaraciones juradas de la vicepresidenta Gabriela Michetti correspondientes a los períodos 2014 y 2015 a raíz de la investigación que busca establecer el origen del dinero que le robaron el día que ganó las elecciones junto a Mauricio Macri.

Según indicaron fuentes judiciales, el juez libró oficios a la AFIP y a la Oficina Anticorrupción para que le remita las declaraciones juradas patrimoniales de Michetti y a la Inspección General de Justicia para que envíe los legajos de las fundaciones SUMA, FUNDAR SEGURIDAD Y JUSTICIA; CRECER Y CRECER Y FORMAR.

Tal como lo había solicitado el fiscal Guillermo Marijuan, Lijo requirió además que se recaben las constancias relacionadas con las donaciones que haya recibido la fundación SUMA durante 2015.

El robo ocurrió el 22 de noviembre pasado pero se conoció el mes pasado a través de la publicación de un diario, cuando procesaron al policía sospechoso de haber sido el ladrón.

Apenas se conoció la noticia Michetti había salido de inmediato a aclarar que el dinero no era ilícito: dijo que 200 mil pesos pertenecían a donaciones que se realizaron a la Fundación SUMA que ella preside, y los otros 45 mil eran para una refacción y el manejo de la casa, mientras que los 50 mil dólares dijo que pertenecían un préstamo de su novio Juan Tonelli.

El viernes pasado Marijuan imputo a Michetti para investigar el origen de los fondos que le robaron el 22 de noviembre pasado, en base a la denuncia de un abogado, Leandro Martínez Herrero, y de los diputados kirchneristas Juan Cabandié y Rodolfo Tailhade.

Tanto el abogado como los legisladores ampliaron en las últimas horas la denuncia, por lo que se espera saber si el fiscal solicitará más medidas.

Fuente: DyN