"Son momentos difíciles para el pueblo", sostuvo la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y dijo que no quiere que le digan "Cristina conducción", sino "Cristina militante".

"Cuando vienen a arrebatarnos las conquistas y derechos, los argentinos tenemos dos opciones: nos subimos al auto de la autocompasión, donde no se puede nada, o nos subimos al auto del autoconvencimiento, de que todo se puede", sostuvo.

"Que nadie los convenza de que no les correspondía esa jubilación que cobraron, que esa computadora que su hijo recibió en el colegio era un privilegio o que a los obreros les regalaron ese puesto de trabajo", y añadió que todo ello fue producto de "un proyecto nacional".