Hoy, si el viento juega un papel favorable, continuarán las tareas. "Esperamos terminar a fines de agosto", le dijeron a "Crónica" desde el Comité Internacional de la Cruz Roja, que lleva adelante los estudios. A poco de haberse cumplido el aniversario número 35 del fin de las Guerra de Malvinas -el 14 de junio de 1982 Mario Benjamín Menéndez, entonces gobernador de las islas, firmó la rendición argentina-, comenzaron las tareas para corroborar la identificación de las 123 tumbas cuyo escrito es "Soldado argentino solo conocido por Dios".

Momentos antes de empezar los trabajos, Laurent Corbaz -jefe del proyecto del Comité Internacional de la Cruz Roja- afirmó que "los familiares de los caídos en los conflictos armados tienen derecho a que los restos de sus seres queridos sean identificados, tal como lo exige el derecho internacional humanitario".

Ayer, en el primer día de los trabajos, colaboraron diez forenses, entre los cuales hay dos argentinos, Mercedes Salado y Luis Fondebrider. El cuerpo que se estudió fue trasladado a un laboratorio de campo instalado cerca del cementerio, donde los científicos analizaron todos los restos, incluidos huesos, dientes y vestimenta.

Luego lo colocaron en un ataúd nuevo. Así serán los pasos a seguir con todos los cadáveres. Desde el CICR le dijeron a este medio que "cuando se terminen de exhumar todos los cuerpos se hará un informe que no será divulgado a la prensa, porque tenemos que cuidar el trabajo delicado y la sensibilidad de los familiares".

Dicho estudio será entregado al gobierno argentino, quien será el encargado de difundirlo a las familias. El Comité informó que "se sacan pequeñas muestras de ADN para enviarlas a un laboratorio central ubicado en la provincia de Córdoba, donde se compara con la brindada por los familiares".

Luego, a pesar de la confiabilidad del centro cordobés, se cotejan con estudios hechos en España y Gran Bretaña para llegar así a un 100% (o un porcentaje cercano) de compatibilidad. Para comenzar con las tareas, además del Plan de Proyecto Humanitario acordado por los gobiernos de Argentina y el Reino Unido, el CICR debió estudiar el terreno y las condiciones en las cuales se encontraban los cuerpos, por eso una misión del año pasado corroboró que la identificación puede ser posible.

"El CICR se ha propuesto brindar todas las respuestas que pueda a las familias que desean identificar a sus seres queridos, pese a todo el tiempo ya transcurrido", dijo Corbaz. Por otra parte, Norma Gómez -hermana del soldado Eduardo Gómez, quien falleció con 19 años- se mostró optimista y conforme con el arranque de las tareas aunque le manifestó a "Crónica" su "dolor" en una fecha "tan movilizante".

Por Luciano Bugner 

@lucianobugner