La mayoría de los gremios acordaron un incremento inicial que ronda el 10% y el último Índice de Precios que publicó el Indec a nivel nacional arrojó un acumulado semestral de 11,81%.

En tanto, las consultoras privadas estiman que julio dará como resultado una suba del 2%. Las negociaciones salariales se concretaron en el tercer y cuarto mes del año con aumentos que rondan el 20 y el 25%, pero son muy pocos los que ya recibieron el porcentaje total. La mayoría de los trabajadores en relación de dependencia le gana a la inflación por menos del 1%, pierde por hasta 3% o empata.

Por ejemplo, los bancarios y empleados de comercio ya recibieron el total del incremento acordado por lo que claramente “ganan”, pero otros como los de estaciones de servicio o del área gastronómica “pierden”, ya que recibirán el resto de las cuotas después del mes de agosto. Vale aclarar que muchos sindicatos negociaron también el año pasado incrementos en tres tramos, por lo que algunos trabajadores cobraron parte de esa suba en enero de 2017.

Aunque a la hora de la comparación semestral, entre las paritarias de este año y la inflación acumulada, podría resultar irrelevante poner los ajustes de enero en la cuenta. Esto ocurre porque la pérdida de poder adquisitivo el año pasado fue entre 8% y 10%. La mayoría de las negociaciones salariales se cerraron en el orden del 25 al 30% y la inflación de 2016 fue del 40%, según datos oficiales.

En este sentido, sí cobran una dimensión significante aquellos ajustes acordados como “retroactivo” considerando la pérdida del año pasado. Reparación que obtuvieron de forma inmediata los bancarios y luego de varios meses de conflicto, mesas de diálogo y paros, los docentes bonaerenses.

Pronóstico positivo

A pesar de que este año la inflación muestra signos de retroceso interanual, ya parece haber sobrepasado los incrementos salariales para este año. El Índec difundió el último Índice de Precios al Consumidor que arrojó una inflación de 1,2% en junio y un acumulado de 11,81% en el primer semestre.

En tanto, las difernentes consultoras privadas ya estiman un 2% más como resultado de julio. Sin embargo, esta semana el titular del Banco Central de la República Argentina, Federico Sturzenegger, aseguró no estar preocupado por el asunto. “Los procesos no son lineales, tienen alzas y bajas. Lo que importa es la tendencia y en este caso es muy claro que los precios están en retroceso”, sostuvo tras ratificar la meta del 17% para todo 2017.