Hoy es miercoles 25 de abril de 2018 y son las 11:28 hs. "Querer informarse sin esfuerzo es una ilusión que tiene que ver con el mito publicitario más que con la movilización cívica. Informarse cansa y a este precio el ciudadano adquiere el derecho de participar inteligentemente en la vida democrática” ― Ignacio Ramonet
22 de abril de 2015
Delito, Inseguridad y Violencia
En general, existe la tendencia a confundir estos tres términos: inseguridad, delincuencia y violencia.

En general, existe la tendencia a confundir estos tres términos: inseguridad, delincuencia y violencia, pero también es cierto que estas tres cuestiones muchas veces van de la mano ya que tienen muchos puntos de contacto, pero no son lo mismo.

En primer lugar, el termino inseguridad, es inmensamente amplio y abarcativo, especialmente en nuestro país.

Si lo miramos con serenidad, podremos observar que 'la inseguridad' es el resultado de la acción conjunta del 'delito' y la 'violencia. O bien podríamos expresar que del maridaje del delito y la violencia deviene como hija natural la inseguridad.

En pocas palabras, y gráficamente, un matemático podría expresar que INSEGURIDAD = DELITO + VIOLENCIA

En la actualidad, asistir a un recital, a un boliche bailable, a un estadio de fútbol, y desde subir a un ascensor hasta un avión forma parte de la inseguridad, ir a un hospital también se puede convertir en un acto inseguro, y hasta comer en algunos lugares o comprar alimentos en otros, ya que los controles bromatológicos se caracterizan por su escasez y precariedad.

La violencia, como modo de expresión humana nos acompaña desde los albores de la raza humana, y existen múltiples ejemplos hasta en el Viejo Testamento.

Lo que deberíamos preguntarnos es por qué hoy está tan presente en nuestra sociedad.

Algunos señalan que siempre estuvo presente a lo largo de la historia, sólo que ahora la vemos en vivo y en directo, debido a la proliferación de medios de comunicación y redes sociales hacen que hoy veamos algo que antes nos resultaba imposible de acceder.

En realidad esta teoría tiene bastante asidero, ya que consideramos poco probable que nuestros pueblos originarios tuvieran noticias sobre las cruzadas del siglo XV, o los habitantes de la China Imperial sobre la ocupación de la península ibérica por los bereberes.

Es más, tan es así que frecuentemente podemos observar que jóvenes que participan de delitos o golpizas y peleas callejeras, lejos de comprometerse con lo que están presenciando, extraen de su bolsillo el smartphone para registrar el aberrante hecho e inmediatamente subirlo a las redes.

La violencia, por su parte, si bien está presente en numerosos actos delictivos y de inseguridad, también la encontramos actualmente en otros hechos sociales; como ejemplos podemos citar los últimos delitos de violencia policial, escolar, intrafamiliar, de genero, femicidios, fraticidios, riñas callejeras, enfrentamientos entre barras, el tránsito y sus peleas en la vía pública, la intolerancia política, etc., etc., etc.

"La violencia es el tipo de interacción entre sujetos que se manifiesta en aquellas conductas o situaciones que, de forma deliberada, aprendida o imitada, provocan o amenazan con hacer daño o sometimiento grave (físico, sexual, verbal o psicológico) a un individuo o a una colectividad; o los afectan de tal manera que limitan sus potencialidades presentes o las futuras. Puede producirse a través de acciones y lenguajes, pero también de silencios e inacciones." (Wikipedia dixit)

Dejamos a los entendidos en comportamiento humano, el develar hasta dónde ese tipo de conductas pueda ser "aprendida o imitada", ya que no son pocos los sociólogos y sicólogos que entienden que la difusión masiva de este tipo de conductas lleva consigo algo tan inexorable como el 'efecto contagio'.

Sobre todo si aceptamos que el modo de aprendizaje cultural del ser humano se basa en imitar ejemplos desde la misma cuna. Y si entendemos que muchos niños y jóvenes no tienen en el seno familiar, y por las circunstancias que fueren, de quien aprender por ausencias físicas o fácticas.

Lógicamente, la inseguridad abarca a la delincuencia, que está instalada entre nosotros en todos los niveles y de todas las formas imaginables; desde robos de automotores, pasando por secuestros, violaciones, asesinatos y llegando hasta espectaculares asaltos a bancos con toma de rehenes y fugas cinematográficas incluidas.

A esta altura, podríamos denominar a estos tres problemas como “flagelo”, ya que muy por el contrario de encausarse, van en crecimiento, como síntomas graves del deterioro social y cultural por el que estamos atravesando como sociedad, aquí y en el mundo entero. Podriamos decir, y sin lugar a equivocarnos, que se trata de un flagelo de la humanidad en su conjunto.

Negar la inseguridad que padecemos es de una inconsistencia intelectual extrema, y por ende la urgente necesidad de trabajar preventivamente sobre sus causales.

El delito y, por ende, sus víctimas están acá, allá, a la vuelta de la esquina, esa es la verdad. No existe frontera ni jurisdicción que respete.

Los ingentes esfuerzos realizado desde el estado, sea este nacional, provincial o municipal parecen no alcanzar.

Más móviles, efectivos, cámaras, centros de monitoreo, vigilancias privadas, alarmas, cercos, paredones, rejas, etc. en un esfuerzo conjunto, pero pocas veces coordinado, entre lo público y lo privado no alcanzan a atajar esta oleada delictiva.

Mientras, la ciudadanía observa y padece la irracionalidad del delito y reclama, protesta, marcha, corta calles, reclama en los medios y nada.

Es entonces, que debemos partir de la premisa que como en cualquier comportamiento humano, el delito sólo se frena con el rápido y eficiente accionar de la justicia. Podríamos sintetizar, sin duda alguna, que NO HAY SEGURIDAD SIN JUSTICIA.

Y es por esa razón que podemos continuar en la frenética carrera de comprar más patrullas y cámaras, incorporar más policías, y poco cambiará el cuadro.

Lo que sí lograremos, tal vez, es aprehender más delincuentes, evitar ciertos hechos, pero no llegaremos al fondo de la cuestión.

Para muestra, entre Enero y Junio de 2014, la Policía Comunal apresó a 35 personas en relación a una serie de delitos. A principios de Julio de ese mismo año, tan sólo 3 permanecían detenidos.

Es aquí donde ponemos el foco de atención en el Poder Judicial. El error está en la legislación vigente?, en la tramitación de las causas?, en la aplicación que hacen los fiscales y jueces de esas leyes?, en su interpretación más benévola?

Escuchamos, y hasta hemos sido testigos, de liberaciones tempranas y acortamiento de condenas por 'buena conducta'.

Así mismo, se conoce a diario el grado de reincidencia de quienes obtienen este tipo de beneficios y, lejos de buscar reinsertarse en la sociedad, retoman su carrera delictiva en muchos casos con un mayor grado de virulencia.

Cuando era niño aún, solía decirme un profesor de la Facultad de Derecho de la UBA que los fallos condenatorios de un juez tienen un doble efecto. El primero sobre el condenado, para obligarlo a reflexionar sobre su conducta y por ende modificarla para readaptarse a vivir en la sociedad. Mientras que el segundo efecto era para la sociedad en su conjunto en modo ejemplificador. O sea, "si hacés lo mismo, te pasará lo mismo".

Es por eso que se hace necesario analizar estos tres factores en su relación causa y efecto. Pues, desde esta perspectiva, la inseguridad ciudadana resulta consecuencia del delito y la violencia instalados en su seno. Teniendo siempre presente que la violencia excede lo que comúnmente denominamos delito, en clara alusión a los delitos contra los bienes y personas, dejando de lado la violencia social imperante en nuestros días, y que tantísimas víctimas se ha cobrado.

Todo lo que hagamos por el actual camino, no serán más que ‘aspirinas’ para mermar los síntomas de una enfermedad que no terminamos de diagnosticar o, en algunos casos, se diagnostican erróneamente.

No será sino, hasta tanto encontremos ese diagnóstico efectiva y correctamente comprobado, en que podamos acceder al tratamiento adecuado para este terrible mal que padece nuestra sociedad. 

Ya no se trata del incoducente debate entre "garantismo" y "mano dura", se trata de JUSTICIA.

"NO HAY SEGURIDAD SIN JUSTICIA"

 

Daniel Devita



COMPARTIR:
Comentarios:

HOY ES

 
Miercoles 25 de Abril de 2018
 

LA RADIO EN VIVO

 
Estamos escuchando
fm boreal 92.5 mhz
de 00.00 a 24.00


 

Boreal TV

   

Efemérides

   

LO MAS LEIDO DEL MES

 
Areco: Durañona anunció un 25% de aumento salarial a empleados municipales
Importante encuentro regional del Corredor Productivo Norte
Sálvese quien pueda como política de Estado
 

LO MAS LEIDO DESDE EL INICIO

 
Femicidio en Luján protagonizado por una pareja de Robles
Hallan el cuerpo sin vida de Marcela Fedorín
Se llevó a cabo la protesta de los vecinos de los barrios parque
Esclarecieron el caso del cuerpo sin vida que apareció en Robles
Se viene una 'rebelión fiscal'?
 

Boreal TV

   

Efemérides

   

DOLAR

 
COMPRA
VENTA
20.15
20.55

 

GUIA TELEFONICA

 

Buscar en Parada Robles
 

 


RadiosNet